Download!Download Point responsive WP Theme for FREE!

9 hechos inusuales sobre las mujeres que son totalmente ciertos…

Aunque nos sintamos siempre empujados a decir que tanto hombres como mujeres somos iguales, lo cierto es que tanto genética como socialmente seguimos arrastrando diferencias que dificilmente se podrán cambiar. Esto no significa que unos sean mejores u otras peores, sino que simplemente hemos desempeñado roles diferentes y nos hemos adaptado a ello de manera natural. Si estás preparado o preparada para descubrir las diferencias, adelante.

Eso sí, recuerda que no basamos esto en nuestra opinión personal, sino en hechos.

Loading...

1. Tienen un olfato infalible

Las mujeres hemos sido capaces de desarrollar un olfato mucho más preciso y sensible que el de los varones. Esto nos permite diferenciar desde amenazas como comidas en mal estado, venenos o hasta perfumes diferentes que podrían ser más un peligro para ellos, aunque futuro. Esta herencia se debe a que el papel que desempeñaba la mujer en la prehistoria estaba más asociado a labores de recolección y cuidado de la colonia que de la caza. Al parecer nunca dejó de sernos útil este rasgo ya que seguimos siendo mucho más sensibles. Aunque algunas personas puedan creer que son aspectos negativos, todo tiene un por qué.

2. Son capaces de ver más colores

Las mujeres no solo son mejores con el olfato, sino que también su sentido de la vista es sensiblemente superior. Esto se demuestra con la capacidad que tenemos para poder diferenciar los colores y sus diferentes tonalidades. Gracias a esto podemos comprender la diferencia entre el azul petróleo y el azul marino, algo que solo para nosotras tiene un sentido amplio mientras que para ellos es cuestión de matices. Otro punto a nuestro favor es el hecho de que también sabemos comprender la importancia de su combinación.

3. Tienen menor resistencia al alcohol

Uno de los peores defectos que encontramos en la lista tiene que ver con el funcionamiento de nuestro propio hígado, ya que somos más propensas a sufrir de las dolencias características, como la cirrosis o la hepatitis. Esto nos convierte en más vulnerables ante el alcohol y sus efectos aun en menor cantidad que el necesario para el mismo resultado en varones. Habrá que piensen en esto como una ventaja, pero desde luego deberíamos aprender a controlar mejor la ingesta. Aunque a veces pensáramos que eran las más jóvenes las que resultaban atractivas, estábamos equivocadas.

4. La maternidad es atractiva

Todos sabemos que las modas van y vienen, siendo la de mujeres jóvenes, sin cargas familiares y con figuras más bien lisas las que triunfan. Pero lo cierto es que es en realidad las curvas de una chica mucho más femenina, más propensa a la maternidad, lo que le motiva a ellos. Y es que este tipo de personas suelen generar una respuesta en forma de feromonas más intensa y atractiva. Y eso no parece pasar de moda, siendo algo que escapa al control de los estilos pasajeros de la pasarela.

5. No quieren tomar riesgos

Una mujer no suele ser amiga de los riesgos, ya que en el pasado era la encargada de velar por la seguridad de su hogar. Pero antes de que pienses que es algo meramente educacional, lo cierto es que su respuesta es más científica que otra cosa, ya que debido a una parte de su cerebro siempre buscan la situación más segura y estable posible. Puede que haya sido la respuesta biológica a tantos años dedicados al cuidado de todos los que la rodeaban. También tenemos muchos aspectos positivos.

6. Suelen vivir más

Puede que sea por una cuestión derivada de la anterior, por mera cuestión de cuidado personal o por una genética más efectiva, las mujeres solemos vivir de media más que los hombres. Aunque no poseemos ninguna fórmula secreta, lo cierto es que conforme van pasando los años, la presencia de mujeres adultas frente a hombres es casi siempre abismal, dándose muchos

casos en el que en una pareja hay décadas de diferencia. Otro punto a nuestro favor.

7. Tienen el cerebro más pequeño

Antes de que nos llevemos las manos a la cabeza hay que decir que a pesar de que el volumen es inferior, esto se debe a una mayor compresión de las células, siendo el número igual y la organización mucho más efectiva. Esto se traduce en que la mujer logra en menos espacio una distribución que nos hace más intuitivas, rápidas e inteligentes que nuestra contrapartida masculina. Si bien es cierto que solemos destacar más en unos aspectos que otros, también tenemos nuestros puntos débiles. No podemos negar que tengamos control sobre las personas que nos rodean, especialmente gracias a nuestras ventajas.

8. Pueden hacer que sus parejas aumenten de peso

Es un hecho demostrado que cuando un hombre se ve inmerso en una relación de pareja de larga duración, suele aumentar el peso corporal de manera bastante considerable. Esto se debe en principio a que solemos aumentar la cantidad de comida que ingieren nuestras parejas por un deseo de complacerle. El problema es que esto en muchos casos termina por ser excesivo, dando lugar a una constitución más obesa. Dicen que hasta hay mujeres que lo usan para hacer a sus parejas menos atractivas a ojos de posibles competidoras.

9. Prefieren el estilo a la comodidad

Cuando nos tenemos que enfrentar al dilema de ser atractivas o estar cómodas, por desgracia solemos inclinar la balanza hacia lo primero. Esto nos hace decantarnos por modas que nos maltratan, nos hacen padecer todo tipo de problemas y dolores, pero que logran realzar algún rasgo convenientemente estudiado. Esto, al parecer, es más que suficiente para muchas con tal de ser más hermosas a ojos de los demás o de nosotras mismas. Un punto en contra nuestra. ¡No dude en compartir este artículo con todo el mundo y en dejar un Me gusta en nuestra página de Facebook!

Loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *